MOISÉS

MOISES

CARA

MOISÉS. 1513-1516. MIGUEL ÁNGEL. SAN PEDRO IN VINCOLI, ROMA.

IDENTIFICACIÓN

Realizada en mármol de Carrara, formaba parte de uno de los proyectos escultóricos más ambiciosos de Miguel Ángel, que le llevaría buena parte de su vida. El proyecto era la tumba inacabada de Julio II, un magnífico mausoleo encargado por el mismo Papa.

La escultura de bulto redondo del Moisés, que iba a formar parte de este mausoleo, mide 2,35 m.

ANÁLISIS

Representa a Moisés sentado, ataviado con amplios ropajes al estilo romano, que sostiene las Tablas de la Ley, recibidas de Dios en el monte Sinaí, tal y como se cuenta en el “Éxodo”. Aparece representado de acuerdo con la iconografía judía como un hombre mayor y con barba.

Según algunas teorías refleja el momento en que Moisés al bajar del monte Sinaí, descubre la idolatría de su pueblo, mostrando en su rostro la furia ante el sacrilegio. Otras afirman que representa el momento en que Dios profetiza que no pisará la tierra prometida. Hoy se cree más bien que se trata de una figura neoplatónica que está viendo el esplendor de la luz divina.

Destaca la monumentalidad de la figura. El punto de vista desde el que la contemplamos no es para el que estuvo pensada. La relativa estabilidad de la figura se ve dinamizada por ritmos cruzados y el giro de la cabeza. Las piernas se disponen una hacia fuera y la otra hacia atrás; los brazos los coloca uno hacia arriba y otro hacia abajo; completa el contrapposto con el giro de la cabeza.

Se observa un detallado estudio anatómico, tendencia a la monumentalidad, a la musculatura muy desarrollada. Cabe destacar la influencia del Laoconte, descubierto en 1506, obra que impresionó profundamente a Miguel Ángel.

La obra expresa la famosa terribilitá del artista, la expresividad gana al clasicismo.

La luz no es suave y homogénea, como en sus obras juveniles. El trabajo del cincel llega a extremos elevados en la barba, cuencas de los ojos, pliegues de las vestiduras, para crear zonas de sombra que intensifican el volumen y la potencia dramática.

SIGNIFICADO

Miguel Ángel inicio los preparativos del mausoleo en 1505 con una estancia en Carrara eligiendo el material, pero el papa abandonara el proyecto, que se irá retrasando por diversas razones y sólo se dará por acabado cuarenta años después, en una modesta versión (la sexta) que se encuentra en la iglesia de San Pedro in Vincoli, Roma.

Los cuernos de su cabeza se deben a un error en la traducción de la Biblia del hebreo al latín, hecha por San Jerónimo. En el pasaje bíblico se hablaba de unos “rayos de luz” que se tradujeron por “cuernos de luz”.

Después de una restauración de casi tres años, que se pudo seguir por internet, el Moisés ha vuelto a estar expuesto al público desde 2003.

 

EL DAVID DE MIGUEL ÁNGEL

david_de_miguel_angel_4039_964x

CARA DAVID

mano derecha David de Miguel Ángel

DAVID. 1501-1504. MIGUEL ÁNGEL.4,34 M. GALERÍA DE LA ACADEMIA. FLORENCIA.

IDENTIFICACIÓN

Es una obra de juventud, hecha cuando el artista tenía 26 años, en la primera mitad del Cinquecento. Está hecho en mármol de Carrara. El bloque en que se talló, se encontraba abandonado en el patio de la Catedral.

ANÁLISIS

Representa a David. La historia bíblica cuenta la hazaña del joven pastor, que luego sería rey de Israel y que se atrevió a enfrentarse al gigante filisteo Goliat. Logró derribarle lanzándole una piedra con su honda y luego lo decapitó.

Es una escultura exenta, en la que destaca un contrapposto clásico, que marca un ritmo cruzado entre los miembros del cuerpo: el brazo izquierdo esta doblado con la honda, mientras que el derecho descansa estirado a lo largo del cuerpo; la pierna derecha soporta en tensión el peso del cuerpo, frente a la izquierda que se curva ligeramente. La visión frontal queda rota con el giro de la cabeza hacia la izquierda, donde se supone que está Goliat.

La obra tiene un magnífico estudio anatómico, es un canto insuperable a la belleza masculina. La cabeza y la mano derecha son más grandes ya que la obra estaba pensada para verse desde abajo, dadas sus dimensiones. David aparece representado en el momento previo a la acción, por lo que la calma y el reposo son aparentes. El artista transmite un momento de máxima concentración física y psicológica. Los músculos están en tensión, se pueden apreciar los tendones y venas a flor de piel, pero es el rostro el que concentra es profunda fuerza interior. Se trata de la famosa terribilitá miguelangelesca  (genio o tensión interior). En la expresión de su cara vemos el entrecejo fruncido, la mirada amenazante, que refuerzan la intensidad de la expresión.

La técnica del tallado en mármol, con el martillo y cincel, alcanza un gran nivel con Miguel Ángel. Puede observarse en los ojos y el cabello rizado, con profundos claroscuros, que refuerzan la expresión. Miguel Ángel se enfrentó a un auténtico reto técnico, ya que el gran bloque de mármol en que se talló el David ,era excesivamente estrecho.

SIGNIFICADO

El artista plasma en esta obra el prototipo de héroe que triunfa por su inteligencia sobre la fuerza bruta. Era un tema muy querido para los florentinos, podía interpretarse como una metáfora de la grandeza de la pequeña república.

La obra se realizó en el más absoluto secreto y los expertos creen que nadie posó para ella. Estuvo hasta 1873 en la plaza de la Signoria, donde ahora hay una copia, luego se trasladó a la Galería de la Academia.

En su larga vida el David ha sufrido diversos contratiempos como la rotura de un brazo, del dedo del pie izquierdo o restauraciones desafortunadas.

Otras versiones del David fueron las de Donatello y Verrochio, que difieren en el material y estudio anatómico, además de presentar un David más adolescente. Destaca en el barroco la obra de Bernini.