PALACIO MEDICI-RICCARDI

MEDICIpalazzomedici

Palazzo_Medici_courtyard_Apr_2008_(10)-Palazzo_Medici_courtyard_Apr_2008_(9)

Palacio Medici-Riccardi. 1444-1460. Michelozzo Michelozzi. Florencia, Italia.

El crecimiento urbano y el auge de la burguesía propiciaron un gran desarrollo de la arquitectura civil en el Renacimiento, sobre todo de los palacios y las villas campestres.

La tipología más utilizada en el palacio renacentista será la de una forma cúbica con un patio central, alrededor del cual se disponen las diferentes estancias.

El palacio Medici-Riccardi se levantó para Cosme de Medici, en una antigua vía de Florencia. Conserva en una de sus esquinas el escudo de los Medici. Lleva también el nombre de la familia Riccardi que lo habitó más tarde.

La fachada está dividida en tres pisos delimitados por cornisas, que no señalan los límites de los pisos interiores, sino que están utilizadas sólo como un elemento para dividir el muro.

En el piso inferior se abren tres grandes arcos de medio punto, que un un principio debían estar abiertos, pero ahora han sido sustituidos por ventanas. En el segundo piso las ventanas están formadas por arcos dobles, separados por un parteluz e inscritos a su vez en otro arco más amplio, todos de medio punto. Por último, en el tercer piso las ventanas están formadas por por arcos dobles separados por un parteluz, pero ha desaparecido el arco más amplio.

Los pisos atenderán a las siguientes funciones: el inferior es cerrado al exterior menos por el portal principal, tránsito de comerciantes, clientes y visitantes así como de las caballerizas; el corredor de acceso y el vestíbulo se dedican precisamente al paso de jinetes y mercancías.El primer piso es el marco representativo que requiere la categoría social y los cargos públicos. Aquí encontraremos suntuosos recintos, salones y despachos. El segundo piso, al fin, la vivienda familiar.

El patio interior es un espacio cuadrado con arcos de medio punto muy esbeltos, sobre los que se sitúa un friso con medallones, que lo separa de la parte superior de ventanas.

 

 

 

Anuncios

SAN ANDRÉS DE MANTUA. Portada y Planta.

mantua

san andres planta

Iglesia de San Andrés, 1470. Alberti. Mantua, Italia.

El segundo gran arquitecto del Quattrocento es Leon Bautista ALBERTI (1406-1472) no sólo conocido por su labor constructiva sino también por ser un teórico de primera talla (Descriptio Urbis Romae, De re aedificatoria). Trabajará en Florencia (palacio Rucellai, fachada de la iglesia de Santa Maria la Novella…) en Roma como arqueólogo y en Rímini (Templo de Malatesta) y Mantua donde construyó las iglesias de San Sebastián y San Andrés.

San Andrés de Mantua es también una iglesia de planta de cruz latina, pero con nave única sobre pilastras y el transepto muy marcado. Se data hacia 1470. Observamos que la nave principal es ancha y hacia ella se abren capillas laterales. El crucero se destaca mucho en la planta y deja amplio espacio para la cúpula.
El original esquema de la fachada estará destinado a tener un gran éxito. La portada se inspira en un arco triunfal romano. Está dividida en tres cuerpos horizontales por pilastras corintias, que cierran lateralmente la fachada. El cuerpo central es un gran vano a modo de profundo atrio cubierto con una bóveda de casetones. Tiene doble anchura que los cuerpos laterales, formados por tres pisos. Un frontón triangular decorado con tres óculos remata la fachada.

Destaca el uso del orden gigante (es decir, de una altura de dos pisos), que organiza todo el conjunto, con un orden menor que refleja las proporciones del interior y realiza una segunda subdivisión.

 

CÚPULA DE LA CATEDRAL DE SANTA MARÍA DE LAS FLORES

cupola

Cúpula de la Catedral de Santa María del Fiore. 1419-1436. Florencia, Italia.

En 1418 Brunelleschi gana el concurso convocado para llevar a cabo la cúpula con la que debía quedar terminada la catedral de la ciudad. Será su proyecto más ambicioso y tendrá una gran importancia en la historia de la arquitectura.

La catedral gótica de Santa Maria del Fiore había sido proyectada e iniciada por Arnoldo di Cambio, con una planta de tres naves y una cabecera octogonal, en la que se abren capillas radiales. Giotto había llevado a cabo la construcción del campanile. A finales del siglo XIV las obras se habían parado ante las dificultades que planteaba la construcción de la cúpula. El problema principal era la imposibilidad de utilizar la tradicional cimbra de madera, debido a las enormes dimensiones del espacio.

Brunelleschi planteó la cúpula como un doble cascarón con un espacio vacío en medio, para aligerar el peso. La cúpula se levantó sin cimbras cerrándose a medida que subía.

Exteriormente la cúpula presenta un aspecto esbelto, dado su perfil ojival. Está hecha en ladrillo rojo. Está dividida en ocho secciones marcadas por nervios de mármol blanco, convergentes en el óculo superior. El conjunto se eleva sobre un gran tambor octogonal, en cada una de cuyas caras se abren grandes óculos. La linterna en mármol blanco que remata la cúpula y refuerza la esbeltez del conjunto, será realizada por los discípulos de Brunelleschi tras su muerte. Tiene forma octogonal con arcos de medio punto, sobre columnas, que permiten la iluminación interior.

Las dimensiones de esta cúpula son grandiosas: 114 metros de altura desde el suelo y 45 metros de diámetro exterior. Será un símbolo del esplendor de Florencia, cuna del Renacimiento. Brunelleschi se inspiró en el Panteón romano para construir esta cúpula, que a su vez servirá de modelo para la de la basílica de San Pedro del Vaticano.