MONUMENTO A LOS BURGUESES DE CALAIS

Calais_statue_bourgeois

MONUMENTO A LOS BURGUESES DE CALAIS. 1884-1895. AUGUSTE RODIN. BRONCE. MUSEO RODIN, PARÍS. 

La ciudad de Calais deseaba realizar un monumento para conmemorar el 500 aniversario de la liberación de los ingleses. En el año 1346, durante la Guerra de los Cien Años, Calais es asediada por el rey Eduardo III de Inglaterra, que aceptará abandonar la ciudad con la condición de que seis notables ciudadanos se entreguen, dispuestos a ser ejecutados, salvando así su ciudad. La intercesión de la reina Felipa, esposa de Eduardo III de Inglaterra, impidió que la sentencia se ejecutara.

Rodin se apoya en el relato que hace Froissart de la capitulación de la ciudad, realizando varios proyectos hasta llegar al definitivo. Tras algunas discrepancias con el ayuntamiento, la obra se instaló en el suelo, tal como quería el artista.

Los personajes perfectamente identificados, aparecen descalzos, con la cabeza al descubierto, con cuerdas al cuello y las llaves de la ciudad en la mano. Sus gestos y actitudes reflejan a la perfección la humillación, el dolor y la angustia, así como el enorme sacrificio que están dispuestos a hacer por su ciudad. La expresividad y el realismo con los que dota a las figuras logra transmitirnos la intensidad dramática del momento representado. La tristeza, la rabia y la desesperación, pero también el desafío, están presentes en los rostros de los personajes.

La obra no contó con la aprobación de los academicistas por su carácter innovador. Hoy sigue asombrándonos su enorme fuerza expresiva y su intensidad dramática.

 Auguste RODIN fue el más grande de los escultores del siglo XIX, que empezó siendo un radical realista para valorar después la representación de las pasiones, los deseos insatisfechos, el sufrimiento, el goce.
En primer lugar Rodin va a estudiar concienzudamente la escultura del pasado, desde la medieval hasta la renacentista (sobre todo Donatello y Miguel Ángel). Todo esto le lleva a reexaminar la naturaleza y a valorar lo inacabado y el fragmento.

Las Puertas del infierno, El beso y El Pensador son algunas de sus principales obras.

 

 

Anuncios

PAULINA BORGHESE

paulina

PAULINA BORGHESE. ANTONIO CANOVA. GALERÍA BORGHESE, ROMA.

La obra es un retrato de Paulina Bonaparte, hermana del emperador, representada como Venus, símbolo de la belleza femenina.

La figura de bulto redondo, está esculpida en mármol blanco perfectamente pulimentado y se encuentra reclinada en un triclinium y de ella emana una sensualidad contenida.

No vamos a encontrar ni el movimiento, ni la expresividad ni el cromatismo barrocos. Reclinada en el triclinium, puede ser contemplada de frente o de

espalda. La cabeza de perfil tiene una mirada que se dirige a la lejanía lo que le confiere un efecto distante. Se trata de un mármol del que el artista ha obtenido todas las calidades para convertirlas en carne y en suave textura y que nos lleva de la rigidez del mueble a la blandura de los almohadones o a la tersa piel.

La manzana que tiene en su mano alude al premio que Venus recibió de Paris al vencer por su belleza a otras diosas. El artista logra un perfecto equilibrio entre realismo e idealización y resume magistralmente los ideales del neoclasicismo en cuanto a la pureza de las formas y el equilibrio.

Antonio Canova fue un escultor italiano, el favorito de la familia imperial francesa, y  recibió el encargo para la realización de esta obra. Se trata de un retrato de la hermana de Napoleón convertida en Venus Victoriosa y réplica de un cuadro de David, Madame Récamier. Lo interesante es que encontramos una fusión entre un tema clásico y el retrato contemporáneo.

 

.