LA ALHAMBRA DE GRANADA

foto-de-la-alhambra1131177283_909c53f8afalhambra-andreas-flohr--644x362la_alhambra_ventanas

alhambra1

La Alhambra de Granada. Siglos XIII y XIV. Granada.

Es uno de las más impresionantes obras de la arquitectura hispano-musulmana. Es una ciudad palatina construida durante los siglos XIII al XV por los reyes nazaríes de Granada. Se encuentra sobre una loma, a cuyos pies se encuentra la ciudad de Granada. Su nombre significa “fortaleza roja” por el color rojizo de la arcilla que se utilizó en su construcción.

El recinto está totalmente amurallado de forma irregular y tiene una alcazaba en su zona oeste. Tiene seis palacios más dos torres de muralla adaptadas a uso doméstico. De los seis palacios, cuatro fueron destruidos, conservándose el palacio de Comares y el de los Leones.

La Alhambra presenta gran riqueza arquitectónica y sobre todo decorativa. Es un ejemplo perfecto de arquitectura musulmana por el contraste entre su simplicidad exterior y su exuberancia decorativa interior en salas, patios y miradores.

Destacan las grandes salas cubiertas por cúpulas de mocárabes y espléndidas techumbres de madera con decoración de lacería. Las paredes están cubiertas en su parte inferior por zócalos de azulejos de cerámica con complicadas lacerías, y la parte superior se cubre con paneles de yeso tallados con formas vegetales o  paneles decorativos con caligrafía de temática coránica.

Fuera de la muralla y algo más alejado, está el Generalife, palacio de verano, que recuerda a los jardines de la antigua Persia.

En el siglo XVI el arquitecto Machuca construyó un palacio renacentista, por mandato del emperador Carlos V, de planta cuadrada e influencia italiana.

Destacan por su belleza la sala de los Abencerrajes y la de Dos Hermanas. Desde la Sala de dos Hermanas entramos al mirador por un gran arco apuntado de mocárabes, en el que encontramos un poema en las inscripciones que decoran sus jambas. Destaca un zócalo de azulejos de color negro, blanco y amarillo, bellísimo por su finura y destreza con  complicado motivo de lacería geométrica. El piso también es de azulejos, aunque se encuentra muy deteriorado.

El interior del mirador es una salita rectangular, con dos arcos laterales y uno doble frente a la entrada que mira al Patio de Daraxa. Sobre los ventanales se encuentran unos arcos apuntados de mocárabes, en cuyos paños aparecen inscripciones de alabanza a Alá, a Mohamed V y poesías.

daraxa 2.jpg

Anuncios

LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

2.mezquita-plano780x501Cordoba,_la_Mezquita_-_Mihrabla-mezquita-de-cordoba1

La mezquita de Córdoba. Siglos VIII-X. Córdoba.

La mezquita mayor de Córdoba es uno de los ejemplos más destacados del arte hispano musulmán, por su antigüedad (786-1031) y por ser la más importante manifestación del poder religioso y político.

Se encuentra a orillas del río Guadalquivir y fue edificada en el lugar que antes ocupó la basílica de San Vicente, levantada a su vez, sobre un templo romano.

Tiene planta rectangular y está construida en piedra sillar. En la planta se distinguen la zona de patio o sahn, conocida como patio de Los Naranjos, y la parte cubierta, destinada a la oración o haram. El haram está dividido en naves perpendiculares al muro de la quibla, en el que se encuentra el mihrab.

La sobriedad del exterior contrasta con la riqueza interior. Destaca en el interior el sistema de soporte de las naves, basado en una superposición de columnas en la parte inferior y pilares, sobre una pieza cruciforme con modillones de rollo, encima. Los pilares se enlazan mediante arcos de medio punto en la parte superior y de herradura en la parte inferior. Sobre los arcos descansa la techumbre de madera. Cabe destacar la alternancia de las dovelas de piedra y ladrillo, en blanco y rojo, que permite aligerar el peso de los arcos y sirve como elemento decorativo.

El mirhab presenta una rica decoración. Está precedido de la macsura, cubierta por una cúpula gallonada y de nervios cruzados de muy fina factura y ornamentación.

La construcción se inicia en el año 785 con Abderramán I y sufrirá numerosas ampliaciones para darle más capacidad y enriquecer el edificio.La última ampliación fue realizada por Almanzor en el año 987.

La cristianización del templo, convirtió el antiguo alminar en una torre-campanario e inició la transformación de una parte del interior en catedral, bajo la advocación de Santa María, de estilos gótico, plateresco (renacentista) y barroco. Fue declarado monumento nacional en 1881.