ALMACENES CARSON, PIRIE Y SCOTT

2010-03-03_1888x2832_chicago_sullivan_center_with_heyworth_building

ALMACENES CARSON, PIRIE Y SCOTT. 1899-1906. LOUIS SULLIVAN. CHICAGO, EEUU.

A la vez que en Europa se desarrolla el Modernismo, en EE.UU. nace otra arquitectura hija del crecimiento de las ciudades y de la ausencia de un paisaje urbano preexistente.

Precisamente va a ser la falta de referencia histórica la que facilitará las nuevas soluciones con las que por primera vez entrarán los norteamericanos en la historia del arte. Se trata de una tipología de edificio ascensional que es posible construir gracias a la estructura metálica y al transporte vertical. Formará una unidad con la acera, la avenida y la calle y contará con vestíbulo, pasillos, escalera y oficinas. Es el perfecto edificio para consagrar la especulación del suelo.

La ciudad de Chicago se presta a esta innovación tras el incendio que la destruyó en 1871. A Louis SULLIVAN se debe el diseño definitivo de estos Almacenes Carson, Pirie and Scott (1899-1906), emblema de la llamada desde entonces ESCUELA DE CHICAGO. Un esqueleto basado en la utilización del hormigón armado (compresión, plasticidad, y resistencia al fuego) y el elemento modular de la ventana apaisada. El muro ha dejado de ser el soporte y
estéticamente el conjunto se ve sometido al ritmo cruzado de las verticales de las ventanas y las horizontales de las bandas que dividen los pisos. Este ritmo único se interrumpe en la escalera que hace el chaflán y en la planta baja formada por dos pisos con escaparates donde se concentra la escasa decoración del edificio a base de motivos vegetales de hierro.

Ni historicismo, ni eclecticismo, ni decoración que enmascare la estructura. Los elementos adquieren la forma que se necesita de acuerdo para lo que van a servir. Decía Sullivan que la forma sigue a la función y todo el siglo XX no servirá más que de eco a estas palabras.

 

Anuncios

EL PARLAMENTO DE LONDRES

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

EL PARLAMENTO DE LONDRES. 1836-1868. CHARLES BARRY Y A.W.PUGIN. LONDRES

Pertenece a la arquitectura neogótica historicismo. El arte gótico siempre estuvo muy arraigado en Inglaterra. Nunca se interrumpió la construcción en dicho estilo y ciertos tipos de edificaciones, como las universitarias, se prefirieron en este estilo tradicional.

Tras el incendio del viejo Parlamento en 1834, la obra es encargada a Charles Barry, arquitecto neoclásico, aunque las bases del concurso hacían constar claramente que debía ser edificado en el estilo gótico, debido al origen medieval del parlamentarismo inglés.

El edificio se hizo a prueba de incendios y en su construcción se emplearon numerosas innovaciones técnicas. La fachada, de tres pisos, tiene una longitud de 244 m, por lo que domina la horizontalidad y la sensación de equilibrio, evitándose la monotonía gracias a las numerosas torres, de diferentes formas, volúmenes y alturas, como la torre Victoria y sobre todo la célebre torre del Reloj, que alberga la famosa campana denominada Big Ben.

La ornamentación, dentro del más puro estilo neogótico, será obra de A.W. Pugin. El edificio se convertirá en uno de los símbolos más universales de la ciudad de Londres.

 

LA CASA MILÀ. (LA PEDRERA)

Milà_28-2-12

LA CASA MILÀ O “LA PEDRERA”. 1905-1910. ANTONIO GAUDÍ. BARCELONA.

Es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura modernista desarrollada por Gaudi. Está situada en el Paseo de Gracia de Barcelona y fue un encargo de la familia Milà. Es conocida a causa de su aspecto exterior como La Pedrera, ya que recuerda a una cantera de piedra.

La profunda raíz organista de la obra de Gaudí tiene aquí su expresión más espectacular. Parece como si las habitaciones que se abren al exterior por medio de ventanas y balcones, se hubiesen excavado en la roca viva. Se trata de una arquitectura enraizada en la Naturaleza.

La fachada parece estar dotada de continuo movimiento. La línea recta ha desaparecido, dejando el protagonismo a las curvas. Todo es asimétrico, ideado por Gaudí como si la erosión del viento y de las aguas le hubiese conferido esas formas ondulantes y dinámicas tan significativas. Culmina con su espectacular tejado y azotea, donde las chimeneas, a modo de pináculos modernistas, nos recuerdan esculturas de formas orgánicas antropomorfas muy erosionadas.

Las distintas artes aplicadas y decorativas, desde la forja hasta las vidrieras y la cerámica, pasando por la carpintería (puertas, ventanas, muebles, que se han conservado en algunas de las antiguas viviendas), se integran en la casa a la perfección.

Esta casa fue pensada para que fuese habitada en sus diversos pisos y viviendas por familias de la alta burguesía barcelonesa (industriales, hombres de negocios, comerciantes, profesionales liberales). Hoy alberga un centro de cultura y exposiciones temporales de la Caixa.

El modernismo

El Modernismo es una importante corriente artística que se desarrolla, aproximadamente, entre 1880 y 1920, aunque su momento culminante será la década de 1890. (En España se conoce como Modernismo, pero en Francia recibe el nombre de Art Nouveau, en los países germánicos Jugendstil, en Austria Secesión y en Italia Liberty.)
Todos estos movimientos tenían en común el rechazo, cada vez más generalizado, hacia la arquitectura de los historicismos. La próspera burguesía buscaba una arte de mayor refinamiento que el ofrecido por la arquitectura historicista y la arquitectura del hierro.
Es un arte que persigue la integración de todas las manifestaciones artísticas. El modernismo defiende la libertad creativa potenciando la imaginación y la fantasía del artista. Es un arte que trata de imitar los procesos y formas de la Naturaleza. De ahí el uso dominante de la línea curva y ondulante y la frecuente representación en las artes figurativas de determinadas flores y animales.
Gaudí
Nacido en Reus, pertenecía a una familia de forjadores de hierro, lo que configuró su
sensibilidad y le dio una capacitación técnico-artesana que ninguno de sus colegas poseía. Aunque obtuvo su título oficial de arquitecto, se apartó de inmediato de cualquier sombra de academicismo, trabajando de una forma muy libre y creativa. La mayor parte de su actividad artística la lleva a cabo en Barcelona, ciudad que vivía en esos momentos una importante actividad cultural.
Su principal fuente de inspiración se encuentra en la Naturaleza, una constante en sus
creaciones. Introduce como elementos arquitectónicos formas inspiradas en ella (animales y vegetales) e incluso en el cuerpo humano. Dota de esta manera a sus edificios de una fuerte expresividad y sentido dinámico a través de superficies rugosas, líneas ondulantes…La última parte de su vida, entre 1883 y 1926, la dedicó a la
construcción de su obra más emblemática y audaz: el formidable templo de la Sagrada Familia.

LA TORRE EIFFEL

Tour_Eiffel_Wikimedia_Commons

LA TORRE EIFFEL. 1887-1889. GUSTAVE EIFFEL. PARIS

Fue proyectada por el ingeniero francés Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París de 1889 como símbolo de la modernidad y de la civilización industrial, que conmemoraba el centenario de la Revolución Francesa.

Fue elegida entre 107 proyectos y se convirtió en el máximo exponente de la arquitectura del hierro y la nueva sociedad industrial y en un auténtico símbolo de la ciudad de París, cuya imagen está asociada a ella.

Tenía una altura de 305 metros, aunque en la actualidad alcanza los 320 metros, al albergar en la parte más alta una antena de comunicaciones. Su anchura en la base es de 125 metros.

Es una impresionante estructura formada por más de 18.000 piezas de hierro, que pesa unas 10.000 toneladas y que necesitó 2,5 millones de remaches para mantenerse en pie. Menos de dos años necesitaron Gustave Eiffel y su equipo de 50 ingenieros y 132 obreros para realizar esta proeza técnica.

Su planta dibuja un rectángulo virtual, cuyos vértices son los cuatro pilares de grandes dimensiones, sobre los que se apoyan cuatro arcos también gigantescos. A medida que suben los pilares se curvan hacia el interior hasta constituir un único elemento, lográndose  un trazado piramidal que potencia la sensación de verticalidad. El entramado de vigas se debe a la necesidad de dar estabilidad a la torre frente a los vendavales.

En su estructura se alzan tres plataformas a distintos niveles, cada una con un mirador y en la primera hay también un restaurante. En la última, que es un mirador cerrado con cristales, hay una réplica del estudio de Eiffel con su figura en el interior. Cerca del extremo de la torre hay una estación meteorológica, una estación de radio y una antena de transmisión para la televisión. A las plataformas se puede subir tanto en ascensor como por escaleras. En su origen no tenía ninguna utilidad y se mantuvo gracias a su utilización como torre de telecomunicaciones.

La torre provocó todo tipo de reacciones, muchas negativas, entre arquitectos e intelectuales. Cuando se decidió su permanencia, escritores y artistas protestaron ante la posibilidad de que la imagen de París quedara unida a ese artefacto de hierro. Los parisinos se fueron acostumbrando hasta convertirla en el símbolo indiscutible de París. Hoy en día es uno de los monumentos más visitados del mundo.