TEATRO DE EPIDAURO

epidauroteatro-de-epidauro1

TEATRO DE EPIDAURO (POLICLETO EL JOVEN, S. IV a.C.)

El origen del teatro griego está íntimamente ligado al culto que los griegos rendían a Dioniso y alcanza su plenitud durante el siglo V a. C. Desempeñó un importante papel en la vida de los griegos: la tragedia  era un medio de purificación y a través de la comedia se realizaba una dura crítica de los personajes del momento.

El teatro griego consta de tres partes fundamentales:

El Koilón (gradas): (los romanos lo llaman cava y será semicircular). De planta ultrasemicircular, es la zona en que se sitúa el público. Está adosada a una pendiente natural o excavada en la roca. Se divide en pisos mediante pasillos o diazomata y en secciones o kerkide, mediante escaleras radiales.

La orchestra (orquesta): es un espacio circular ( en el teatro romano será semicircular), reservado a las actuaciones del coro y en cuyo centro se encontraba el altar de Dioniso.

La skene (escena): es una construcción rectangular que servía al mismo tiempo como depósito de vestidos y máscaras y como fondo escenográfico. El proskenion (proscenio), era una parte elevada delante de la escena, donde actuaban los actores.

El teatro de Epidauro es edificado en el siglo IV a.C. para acoger las Asclepeia, concurso en honor del dios y médico Asclepio cada cuatro años en el que se combinaban pruebas gimnásticas y musicales. Es el modelo de teatros griegos. Fue concebido por el arquitecto y escultor Polícleto el Joven (hijo de Polícleto el viejo, autor del canon de siete cabezas) que lo situó a 500 metros del Santuario de Asclepio, sobre un lugar que permitió adosar las gradas en el flanco de una colina. Es el teatro griego mejor conservado.

El edificio pudo contener 14.000 espectadores. Se compone de una orchestra circular de tierra batida, rodeada por gradas (la cavea) en herradura de 120 metros de diámetro y 24 metros de desnivel. El edificio de la escena es de piedra y está dotado de un piso, con dos salidas laterales provistas de puertas.

La acústica del teatro de Epidauro es excepcional, permite a los últimos espectadores de la parte superior de las gradas oír a los actores hablar. Actualmente aún tienen lugar representaciones en él y se trata de un lugar emblemático para el país ya que allí se declaró la independencia de Grecia en 1822.

 

 

 

Anuncios