LA ACRÓPOLIS DE ATENAS

 

acropolis-7acropolis-atenas

La Acrópolis es un cerro que se eleva en el centro de Atenas donde hubo una ciudadela fortificada en época micénica. Fue el lugar de los templos, mientras la población crecía a sus pies, bajo la protección de su diosa, Atenea. Entre los años 480 y 479 a. C., durante las Guerras Médicas, los persas saquearon la Acrópolis y destruyeron sus templos. Pericles, gobernador de Atenas desde el año 462 a. C., dirigió un ambicioso plan de reconstrucción en el que empleó el tesoro de la liga de Delos, que Atenas custodiaba, con el que expresó la victoria moral de los griegos sobre los persas y el liderazgo de Atenas. Además de los templos, dotó al espacio sagrado de una entrada monumental, los Propileos, similar a la fachada de un templo, que definió y enfatizó el espacio sagrado.

La entrada a la Acrópolis se realiza pues por los Propileos. A su lado derecho y frontal se encuentra el Templo de Atenea Niké. Una gran estatua de bronce de Promacos, realizada por Fidias, se encontraba originariamente en el centro. A la derecha de donde se erigía esta escultura se encuentra el Partenón. A la izquierda y al final de la Acrópolis está el Erecteion. El primer edificio que se construyó en la Acrópolis fue el Partenón, paradigma del templo griego. Más tarde se llevaron a cabo los Propileos, después el pequeño templo de Atenea Niké y por último el Erecteion.

El Erecteion fue una de las construcciones más meritorias y refinadas del mundo antiguo, sobre todo en sus detalles constructivos y decorativos. Encierra toda la elegancia del estilo jónico. Se encontraba en el lado norte de la Acrópolis, se construyó en honor a los dioses Atenea, Poseidón y  Erecteo, rey mítico de la ciudad. Está hecho de mármol del Pentélico.  De planta irregular, por el declive del terreno, consta de tres pórticos. Uno de ellos, en la cara sur, es la famosa tribuna de las Cariátides.

El templo de Atenea Niké, conmemora la batalla contra los persas en la batalla de Salamina. Es de orden jónico y tenía un friso que representaba luchas entre griegos y persas.

 

EL PARTENÓN

partenon_plantathe_parthenon_in_athens

EL PARTENÓN. 447-432 a.C. Obra de Ictino y Calícrates. Decoración escultórica de Fidias. Acrópolis de Atenas, Grecia.

El Partenón fue erigido entre 447 y 432 a.C. por Ictinos y Calícrates bajo la supervisión de Fidias y dentro del proyecto de restauración de la acrópolis emprendido por Pericles. Estaba consagrado a la diosa Atenea Partenos (Atenea Virgen).

El período clásico representa la culminación y perfeccionamiento de todas las manifestaciones artísticas griegas, tanto a nivel formal como técnico. El siglo V a.C. es el verdadero siglo de oro de la cultura griega. Coincide con el apogeo político, económico y cultural de las “polis” griegas, en especial Atenas. En estos años nace la “democracia” como forma de organización política del Estado.

El Partenón, construido en mármol del Pentélico, es un templo dórico, anfipróstilo, períptero y octástilo. El interior está dividido en tres partes pronaos, naos y opistodomos. En los accesos a la naos y opistodomos hay pórticos de seis columnas. Además, como característica particular, este templo presenta la sala de las Vírgenes, entre la naos y el opistodomos. Este espacio se destinaba a guardar el tesoro y en él las jóvenes vírgenes (parthénoi) atenienses preparaban el peplo de Atenea para las Panateneas. No tenía acceso desde la naos y en su interior se elevaba una estructura formada por cuatro columnas jónicas.

Sobre el estilóbato o parte superior del podio se erigen las columnas dóricas, sin basa y con un fuste poderoso de aristas vivas. Sobre las columnas se levanta el entablamento, formado por arquitrabe sin decoración, y el friso, decorado con metopas y triglifos. Sobre ellos apoya la cubierta a dos aguas que en cada lado menor se cierra con un frontón en cuyo tímpano encontramos decoración escultórica, que narra los mitos más importantes de la diosa Atenea.

Se trata de una construcción armónica y equilibrada. Existe una proporción matemática entre los distintos elementos. Además los arquitectos introdujeron sutiles correcciones ópticas: el estilóbato está ligeramente abombado, las columnas están inclinadas hacia el interior, las de los extremos son más anchas y están más juntas, buscando la armonía visual.

En la obra hay influencias jónicas, como el friso corrido que hay en el interior, que representa la procesión de las Panateneas.

El templo era un símbolo del triunfo de Atenea sobre los Persas y de su preeminencia sobre las demás polis griegas. Las esculturas de Fidias contribuían a este significado. En el friso encontramos representada la procesión en que todos los atenienses le rendían culto.

El Partenón se mantuvo en buen estado de conservación ya que fue iglesia bajo dominio bizantino y luego mezquita. Los turcos lo utilizaron como polvorín y los venecianos lo dañaron en 1687. Entre 1801 y 1803 el embajador inglés en Turquía, Lord Elgin, compró la mayor parte de la escultura que quedaba para llevársela a Londres, donde se conserva actualmente en el Museo Británico.