LA TORRE EIFFEL

Tour_Eiffel_Wikimedia_Commons

LA TORRE EIFFEL. 1887-1889. GUSTAVE EIFFEL. PARIS

Fue proyectada por el ingeniero francés Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París de 1889 como símbolo de la modernidad y de la civilización industrial, que conmemoraba el centenario de la Revolución Francesa.

Fue elegida entre 107 proyectos y se convirtió en el máximo exponente de la arquitectura del hierro y la nueva sociedad industrial y en un auténtico símbolo de la ciudad de París, cuya imagen está asociada a ella.

Tenía una altura de 305 metros, aunque en la actualidad alcanza los 320 metros, al albergar en la parte más alta una antena de comunicaciones. Su anchura en la base es de 125 metros.

Es una impresionante estructura formada por más de 18.000 piezas de hierro, que pesa unas 10.000 toneladas y que necesitó 2,5 millones de remaches para mantenerse en pie. Menos de dos años necesitaron Gustave Eiffel y su equipo de 50 ingenieros y 132 obreros para realizar esta proeza técnica.

Su planta dibuja un rectángulo virtual, cuyos vértices son los cuatro pilares de grandes dimensiones, sobre los que se apoyan cuatro arcos también gigantescos. A medida que suben los pilares se curvan hacia el interior hasta constituir un único elemento, lográndose  un trazado piramidal que potencia la sensación de verticalidad. El entramado de vigas se debe a la necesidad de dar estabilidad a la torre frente a los vendavales.

En su estructura se alzan tres plataformas a distintos niveles, cada una con un mirador y en la primera hay también un restaurante. En la última, que es un mirador cerrado con cristales, hay una réplica del estudio de Eiffel con su figura en el interior. Cerca del extremo de la torre hay una estación meteorológica, una estación de radio y una antena de transmisión para la televisión. A las plataformas se puede subir tanto en ascensor como por escaleras. En su origen no tenía ninguna utilidad y se mantuvo gracias a su utilización como torre de telecomunicaciones.

La torre provocó todo tipo de reacciones, muchas negativas, entre arquitectos e intelectuales. Cuando se decidió su permanencia, escritores y artistas protestaron ante la posibilidad de que la imagen de París quedara unida a ese artefacto de hierro. Los parisinos se fueron acostumbrando hasta convertirla en el símbolo indiscutible de París. Hoy en día es uno de los monumentos más visitados del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s