LOS FUSILAMIENTOS

El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_thin_black_margin

EL TRES DE MAYO EN MADRID DE 1808 O LOS FUSILAMIENTOS. 1814. ÓLEO SOBRE LIENZO, 2,68 x 3,47 m. Museo del Prado, Madrid. 

La Guerra de la Independencia llevará a Goya a una amarga reflexión sobre la irracionalidad latente en la naturaleza humana y a un profundo pesimismo. Reflejó su visión de los hechos en dos obras magistrales: El dos de Mayo o “La carga de los Mamelucos en la Puerta del Sol” y los Fusilamientos del 3 de Mayo, además de la serie de grabados, Los desastres de la Guerra, en la que denuncia los horrores y la tremenda crueldad de la Guerra.

La obra representa la brutal represión que sucedió a la jornada de enfrentamientos en diversos lugares de Madrid el 2 de mayo de 1808, hechos reflejados en la obra “La carga de los Mamelucos”. En la madrugada del día 3, todos aquellos madrileños que habían sido detenidos por los franceses fueron pasados por las armas, sin juicio alguno. El lugar donde tuvieron lugar los fusilamientos se ha situado en los altos de la Moncloa, aunque algunos señalan que sucedieron en la montaña del Principe Pío.

Un pelotón de fusilamiento, formado por anónimos soldados franceses, cuyos rostros no vemos ya que están colocados de espaldas, se disponen a fusilar a los madrileños detenidos en los enfrentamientos del día anterior. Se aprecia en la posición de piernas y fusiles. Una gran fila de detenidos, que vienen caminando desde el fondo, aparece entre los dos grupos de la composición.

La escena se desarrolla por la noche y la iluminación intensamente dramática sobre los que van a morir procede de un gran farol situado en el suelo, junto a los soldados franceses, que están en la penumbra. Goya lleva a cabo un profundo estudio de las distintas reacciones de los seres humanos ante la inminencia de la muerte. Algunos se refugian en la oración y encomiendan su alma a Dios. Otros, desesperados y aterrorizados, se tapan los ojos. El centro de atención está en la figura del patriota madrileño que, con pantalón amarillo y camisa abierta blanca, abre sus brazos, en un gesto que supone una clara referencia a Cristo en la cruz. Su actitud denota valentía y arrogancia. En primer término y dramáticamente ensangrentados aparecen tendidos en el suelo algunos cadáveres.

La aplicación de los colores en manchas violentas, con predominio de ocres, negros y grises, y acorde con el sentido dramático y nocturno del acontecimiento, es espléndida. Espléndido es también el cromatismo claro e intensamente iluminado del personaje central.

Estamos ante una obra auténticamente estremecedora en la que la violencia se manifiesta en toda su crudeza, al igual que en los desastres de la guerra, en un auténtico alegato contra la guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s