LA FAMILIA DE CARLOS IV

La_familia_de_Carlos_IV.jpg

LA FAMILIA DE CARLOS IV. 1800. Óleo sobre lienzo, 2,80 x 3,60 m. Museo del Prado, Madrid.

Se trata de un retrato colectivo de la familia real. Goya era pintor de cámara de Carlos IV. Esta obra supone la culminación de los retratos pintados por Goya en esa época. Fue realizada en Aranjuez desde abril de 1800 y durante ese verano. Está documentado su proceso de realización. Se conservan bocetos previos de los principales protagonistas de la obra.

Los personajes de la familia real se distribuyen en tres grupos. En el centro está el rey Carlos IV y su esposa Mª Luisa de Parma, acompañados de sus dos hijos pequeños (María Isabel y Francisco de Paula). A la izquierda el futuro Fernando VII, hijo primogénito de los reyes, cuyo reinado supuso la vuelta del absolutismo, y a su lado un personaje sin rostro que podría ser su futura esposa, cuando éste contrajese matrimonio por lo que aparece con la cabeza vuelta. Tras ella está la hermana del rey y junto al futuro Fernando VII, su hermano Carlos María Isidro. En el grupo de la derecha aparecen otros personajes de la familia real. A la izquierda, detrás de un lienzo de grandes dimensiones y oculto en la penumbra vemos a Goya. La referencia a Las Meninas es evidente y refleja la profunda admiración que el artista aragonés sentía por Velázquez, al que consideraba su maestro.

Goya emplea una pincelada suelta, a base de manchas de color. Los contrastes de luz y sombra contribuyen a dar variedad a los volúmenes y diferenciar distintos planos en profundidad. No hay una gran profundidad, los personajes están dispuestos como en un friso horizontal y la relativa proximidad de la pared del fondo nos hace centrar la atención en los retratados.

Es espléndido el uso del color: blancos y dorados armonizan a la perfección con las tonalidades rojas, azules y negras. Destaca el lujoso color dorado de la vestimenta de la reina y el rojo intenso del traje de su hijo pequeño, Francisco de Paula.

Se ha debatido sobre si Goya tuvo alguna intención de caricaturizar a la familia real española. El artista se limitó a dar testimonio de una realidad, fielmente plasmada, penetrando con sutileza en la psicología de los personajes. Por ejemplo, se aprecia la falta de carácter del rey o la personalidad dominante de la reina que ocupa el centro de la composición.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s