LA SANTA CAPILLA DEL PILAR

SANTA CAPILLA4

SANTA CAPILLA1

LA SANTA CAPILLA DEL PILAR DE ZARAGOZA. 1750/54-1765. OBRA DE VENTURA RODRÍGUEZ. ESCULTURA DE JOSÉ RAMÍREZ DE ARELLANO. BASÍLICA DEL PILAR, ZARAGOZA.

Situada en el interior del templo del Pilar, fue proyectada por el arquitecto real y académico Ventura Rodríguez (1717-1785), que tuvo muy en cuenta los referentes de Bernini cuya influencia es evidente, incorporando ciertas ideas dieciochescas.

El arquitecto madrileño tuvo que resolver un gran inconveniente, ya que no se podía mover el sagrado pilar de la Virgen del lugar en el que, según la tradición, había sido colocado por los ángeles en la madrugada del 1 al 2 de enero del año 40 d. C. cuando se produjo la Venida de la Virgen a Zaragoza para confortar a Santiago y los primeros convertidos. Ventura Rodríguez confío la dirección de las obras al destacado escultor zaragozano José Ramírez de Arellano.

La Santa Capilla se concibe como un gran baldaquino, para cuya construcción se utilizaron ricos y variados materiales pétreos: jaspes de diversas procedencias para las columnas, piedra para el zócalo, entablamento y otras partes del templete. A ellos se unía el bronce dorado con el que se realizaron las basas y los capiteles de orden corintio. El cierre de la cúpula se hizo de madera, pintada al exterior y dorada al interior, con decoración de estucos. Se consigue así una plena integración de arquitectura y escultura, con una teatralidad típicamente barroca.

La Santa Capilla se levanta en el segundo tramo de la nave central de la basílica, entre los cuatro grandes pilares que sostienen la cúpula. Tiene una planta cruciforme, de extremos redondeados. En alzado se configura mediante tres pórticos curvos, con entablamento y frontones y un muro cerrado frente al pórtico principal, muro en el que se encuentran tres altares: dos altares laterales a modo de hornacinas con doseles, en los que están, a la izquierda el grupo de los Siete Convertidos junto al Apóstol Santiago, y a la derecha la imagen de la Virgen del Pilar colocada sobre la Santa Columna, dentro de un camarín de plata con fondo de mármol verde tachonado de estrellas formadas por las joyas donadas por los fieles. Entre estos dos altares se encuentra el espléndido grupo escultórico, en mármol de Carrara, que representa la Venida de la Virgen que avanza hacia el espectador destacando sobre resplandores de bronce dorado, como si acabara de irrumpir flotando milagrosamente entre las dos columnas. La Virgen vuelve su rostro hacia el grupo de Santiago y sus discípulos, mientras señala con su mano derecha la Santa Columna, enlazando de forma muy hábil los tres altares, que constituyen de esta forma un único espacio narrativo.

El espacio se cubre con una cúpula oval y cuatro cuartos de esfera. En la cúpula se abren huecos curvilíneos a través de los cuales se contempla la decoración al fresco que pintó Antonio González Velázquez en la gran cúpula que se levanta sobre la Santa Capilla. De esta forma se confiere ligereza a la cubierta y se pone el espacio interior en relación dinámica con el exterior del mismo, es decir, con el espacio de la basílica del Pilar que le circunda. El exterior de la cubierta está decorado con estatuas de santos y ángeles en estuco blanco que refuerzan el sentido escenográfico de todo el conjunto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s