LA TEMPESTAD

Giorgione_019

LA TEMPESTAD. 1500-1505. GIORGIONE. ÓLEO SOBRE LIENZO. GALERIA DE LA ACADEMIA, VENECIA.

Destacado pintor de la escuela veneciana es GIORGONE (1447-1510) que llegará a aplicar el color directamente sobre la tabla o el lienzo sin bocetos ni dibujos previos. La Tempestad es una de las pocas obras atribuibles a este autor del que tan poco se sabe pero que significa para Venecia lo que Leonardo para Florencia.

Debe destacarse el color difuso y continuo que plasma las formas, los volúmenes y la profundidad. El pincel lo maneja Giorgone con decisión, por medio de una pincelada fuerte y hábil para captar la lejanía. Y en el color lo más importante es la riqueza tonal (obsérvese los marrones, verdes y verdeazulados en todas sus gamas). El color está fundido con la luz que tiene toda una geografía de zonas más brillantes y otras más apagadas, lo que se corresponde con valores casi atmosféricos (posiblemente sea el primer cuadro que capta la humedad) de una tormenta de verano.

La composición es también novedosa: verticales del personaje de la izquierda, más troncos de los árboles, más columnas cortadas, más alzado de los edificios… contrastan con horizontales como las del puente que terminan dando estabilidad. El río y los perfiles volumétricos de los edificios señalan la línea de fuga y dejan a derecha e izquierda de la composición al personaje masculino y a la madre con el niño en pirámide bajo las raíces del árbol. Ante todo destaca el paisaje como verdadero asunto formal del cuadro.

Pero, ¿cuál es el argumento? Un misterio que ha hecho pensar a algunos que simplemente se trata de una pintura cuya finalidad es ella misma. Se ha querido encontrar también un referente literario en la novela de Colonna, el “Sueño de Polifilo”. Según esta versión estaríamos ante la representación de Mercurio e Isis, a la vez Venus, madre de todas las cosas. Otro pasaje escrito por Leone Ebreo en “Razonamiento de Amor” parece dictado a Giorgone:

Las plantas, la hierba y los árboles sienten tanto amor por la tierra madre que los ha generado que con sus brazos de raíces la abrazan afectuosamente, como los niños hacen los senos de su madre.

Otra interpretación dice que el joven es el bello cazador Yasón, que observa como su amante Ceres amamanta a su hijo Pluto, mientras Júpiter aparece al fondo bajo la forma de un rayo.

No queda claro pues el argumento del cuadro, que se trata de una de las pinturas más enigmáticas de la historia del arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s